Drones en España. Legislación y controversia

La llegada de los drones a los mandos de los aficionados ha sido más rápida de lo que han podido prever los órganos reguladores y legislativos. Su uso está regulado por unas leyes que no están del todo claras. AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) no especifica de manera precisa en qué situación puede haber una irregularidad.

La base de la actual legislación sobre drones se recoge en el Real Decreto-ley 8/2014 del 4 de julio que a su vez se completa con el régimen general de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre navegación Aérea.

Hay que tener en cuenta que la ley solo considera dron a aeronaves no tripuladas con un peso inferior a los 150kg al despegue. Para un peso mayor, se aplica una regulación especial. De esta forma AESA, es la que se encarga de la regulación de las operaciones con drones de hasta 150kg. Para drones por encima de este límite, hay una normativa a nivel europeo, y el organismo encargado de regular estas aeronaves es EASA (European Aviation Safety Agency) con una normativa mucho más compleja.

En este sentido AESA hace distinción en función del peso:

Aunque la diferencia más importante radica en “para qué se va a usar el dron”:

Uso de dron con fines profesionales:

La ley determina que actualmente solo se pueden utilizar drones para realización de trabajos aéreos como:

  • Actividades de investigación y desarrollo.
  • Tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios.
  • Levantamientos aéreos.
  • Observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios forestales; publicidad aérea, emisiones de radio y TV.
  • Operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento.

Todo dron utilizado necesita estar matriculado y acreditado. Deben llevar fijada una placa de identificación que incluya de forma legible a simple vista, la identificación de la aeronave, número de serie, el nombre de la empresa operadora y los datos necesarios para ponerse en contacto con la misma.

Además AESA exige el registro de las aeronaves civiles pilotadas por control remoto cuya masa máxima al despegue exceda de 25 kg. Deberán estar inscritas en el Registro de matrícula de aeronaves y disponer de certificado de aeronavegabilidad.

 Uso de dron con fines recreativos:

La regulación actual solo es de aplicación a los usuarios de drones de menos 25 Kg que vayan a realizar un uso profesional de drones. Esto es importante porque, para el uso recreativo de drones, no existe una normativa exacta. Más bien una serie de recomendaciones que están tomadas directamente del uso de drones con carácter profesional. Pese a ello, el documento es vago y no especifica. Entonces ¿cómo puedo usar mi dron?

CONTROVERSIA

La legislación indica que se entiende por aeronave “cualquier máquina pilotada por control remoto que pueda sustentarse en la atmósfera por reacciones del aire que no sean las reacciones del mismo contra la superficie de la tierra”. Pero, mientras que todo dron utilizado para otros fines que no sean recreativos o deportivos necesita estar matriculado y acreditado, cualquier usuario de RPAS con el único fin de realizar vuelos recreativos no necesita registrar su aparato de ninguna forma. Esto provoca una situación un tanto “peligrosa”, tanto en materia de seguridad como con respecto al control de estos aparatos.

Otro punto interesante está en los radios de las zonas prohibidas indicadas en la normativa. Por ejemplo, el uso de drones está fuertemente limitado en los alrededores de las ciudades.

Además, dentro de las recomendaciones, el documento apunta que no se puede volar el dron de noche. Tampoco poner en peligro a terceros, normas que también se aplican para los operadores oficiales. “Los daños que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneja”, expone el documento. Sin embargo, la ausencia de registro hace que los posibles infractores sean difíciles de identificar.

AESA, debido al gran número de solicitudes de información sobre este tema, y para aclarar qué actividades son legales y cuáles no a la hora de volar, tiene un apartado donde responde a preguntas frecuentes a la normativa (enlace).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *